El después del X Primavera Sound

El lunes fue duro. El martes, más. La resaca post-primavera nos obligó a esforzarnos para volver a la rutina semanal y ponernos a currar. Y ya han pasado casi dos semanas, tiempo suficiente para publicar algo de material. Esto va para los nostálgicos. Nuestro debut festivalero en el Primavera Sound se saldó con tres días de música, birras y grabaciones. Y una entrevista a los también debutantes Pegasvs. Y sí, parte del equipo se perdió el concierto con el que abrían la edición en el escenario Pitchfork. La tardía recogida de las acreditaciones tuvo la culpa. Una mierda. Yo estaba entre esa parte del equipo.

Durante los tres días en el primavera vimos una variedad infinita de tatuajes y atuendos urbanos. Muy inspirador. Y hubo varias cosas que sacamos en claro y otras que confirmamos:

Confirmado: Bigott es un tío respetable que da mucho juego sobre el escenario, unido a que su voz en directo gana enteros. Puede que esa voz entre incluso mejor acompañada de una interminable variedad de bailecitos, meneos y escarceos con el público. Mola escuchar a Bigott currando sentado delante del ordenador, pero confirmamos que mola más verle en directo. Conciertazo a las 6 de la tarde el que se pegó.

Aclarado: The Cure, dueños de grandes clásicos como la mítica Boys don´t Cry, fue esta vez un gran tostón. El respetable gentío se fue amuermando poco a poco después de un comienzo esperanzador, y, a pesar de la birra, terminamos pirándonos a cenar. Comiéndonos un buen turco, sonó Boys Don´t Cry, entre otras… tres horas después….

Confirmado: The Rapture y Justice fueron dos fiestones considerables y obviamente cubrieron nuestras altas expectativas.

Aclarado: Beach House fue como un pequeño paréntesis sensorial durante el festival, un “tumbarse un rato a disfrutar con los ojos cerrados echando un piti y tomando una birra fresca”. En el escenario Mini, donde  el  sonido era buenísimo, por cierto, Victoria Legrand nos sumió en su oasis durante un rato muy agradable. Notaza para los de Baltimore.

Hasta el primavera que viene.

 

 

 

Deja un comentario