The Neon Demon, by Fernando Iradier. El séptimo aparte.

The Neon Demon

En estas fechas donde las alfombras rojas se despliegan para que los protagonistas del séptimo arte paseen sus vanidades sobre ellas, recordamos el artículo de nuestro redactor de cine Fernando Iradier sobre “The Neon Demon”. En estos días de narcisismo exacerbado, nos ha parecido un momento estupendo para unas líneas brillantes sobre esta cinta concreta del séptimo arte.

The Neon Demon

Nicolas Winding Refn

“La belleza no lo es todo. Es lo único”

Es el dogma absoluto de Nicolas Winding Refn, uno de esos directores que encienden odios y pasiones a partes iguales. Como David Lynch en Mulholland Drive, The Neon Demon convierte sueño en pesadilla, un escenario por el que desfilan depredadores y virginales objetos del deseo, prêt-à-porter para la inocencia sacrificada en aras del éxito. El reverso tenebroso de la aspirante a modelo que encarna Elle Fanning, un diamante en bruto destinado a conquistar la pasarela, es solo una de las muchas caras de este film poliédrico cuya metáfora es tan explícita como un bote de purpurina esparcido sobre un charco de sangre. En el centro de ese triángulo obsesivo está siempre ella, pero todas las mujeres que la rodean son también reflejos del mismo espejo. Los excesos de esta historia los absorbe la estética desbocada del director, elegante y grotesca, con la tonalidad de un giallo sensorial y palpitante. Más allá, la atracción de toda esa belleza vacía adquiere un sentido concreto. Es la historia de la polilla que se acerca al fuego hasta quemarse. Cuando las hipnóticas luces del neón se apagan, ya es demasiado tarde para escapar al monstruo que oculta su resplandor.

the neon demon 4

the neon demon 3

The Neon demon 2

Para ver nuestro último número de Arteuparte Magazine:

http://issuu.com/arteuparte

Deja un comentario